Sevilla entera vivió el derbi con una pasión desorbitada