Rubén Castro, segunda juventud en el Betis