Rubén Castro no condena los cánticos: “Cada uno es libre de cantar lo que quiera”