Miguel Guillén: "Al 2012 le pido la permanencia, el menor sufrimiento posible y alguna alegría"