El Betis volvió a perder, esta vez frente a Osasuna, y fue despedido con una pitada