La alegría se instala en el Betis