El beticismo cree en la salvación pese al 'bajón' de los jugadores tras la derrota