El Bernabéu se quedó vacío a falta de diez minutos para el final del partido