Benzema, el líder y la garra de un Real Madrid que no le acompañó en Mestalla