El Barça afronta el partido de Champions sabiendo que se encuentra en su peor momento de juego