El barcelonismo se preocupa por Messi y sus isquios