Xavi, el líder de la manada