Tito y Guardiola, iguales y distintos