El PSG, primera roca en el camino de Tito