El Barça, unido por Tito