Pique y Mascherano, los intocables del Tata