Llega el primer gran asalto