La renovación de Abidal, en punto muerto