El duro trabajo de recuperación que realizó Messi tuvo su recompensa ante el Getafe