Piqué, a las gradas