La niebla cubre el Reyno de Navarra