Neymar, felicidad ante todo