Los motivos por los que el Barça también merece ser campeón de Liga