Un golazo que vale el Mundial de Clubes