Simeone sólo piensa en cómo parar a Messi