Messy, Neymar y... ¿Lewandowski?