Messi, ante su 'victima favorita' para cerrar una semana de polémica en Barcelona