Messi terminó desquiciado en Cornella