Messi, entre los más influyentes