Messi, un jugador bañado en oro