Messi y Fábregas, la pareja perfecta