Messi-Cristiano, la guerra continúa