Messi, sin pena máxima