El nuevo Dios del fútbol empezó contra el Getafe