Martino tiene claro que habrá rotaciones y Messi no será una excepción