Leo Messi, una mañana ante el juez