Leo Messi, en un estado arrollador