El Atleti, entre las víctimas favoritas de Messi