La maldición de Zarra persigue a Leo Messi, que no consigue superar el récord de goles