La solidez defensiva del Barça el año pasado ha desaparecido en pretemporada