Un niño sevillano acaba llorando tras quedarse sin autógrafo de Xavi Hernández