Valdés, una semana cuesta arriba