El Barça, en manos de otros