El Barça, lejos de su mejor versión