Guardiola sigue viviendo la Liga a tope