Guardiola, encadenado en las Ramblas