El peor arranque de la era Guardiola