Guardiola da la última lección de caballerosidad