Guardiola da un toque de atención