El gol en el Camp Nou, misión imposible